“Ya no vivimos en una sociedad disciplinaria controlada por las prohibiciones o mandatos, sino más bien en una sociedad orientada al logro del que es supuestamente libre,” según el filósofo Byung-Chul Han.

Y continua, “Sí, presumimos que somos libres, pero en realidad somos nosotros mismos quienes, de manera voluntaria y casi pasional, nos empujamos hasta llegar al colapso.”

La video artista alemana Isabella Greeser dirigió este poético documental sobre Han. Este documental tuvo su premier mundial el 9 de febrero (2015) en el Centre de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB). Unos cuantos cientos de personas acudieron al show.

Byung-Chul Han es popular no solo en Alemania, sino también en España, donde cinco de sus libros han sido traducidos al español. La tesis de Han es que el neoliberalismo de hoy ha transformado la política, en una –Psicopolítica– como titula otro de sus libros. La lógica del neoliberalismo ha invadido nuestras mentes. Esto es triste porque nuestra mente es todo lo que tenemos. Es nuestra habilidad de estar presente en nuestra vida, nos permite pensar, y amar y ahora está amenazada por esta invasión.

Nos encogemos mentalmente. Cada vez más se dice y hace de la misma forma, casi de manera hipnótica y acrítica, siguiendo la corriente. Todo esto es extraño, secreto o negativo, en otras palabras, todo lo que pasa por nuestra mente desaparece, debido a la repetición continua de la mismidad. Parece que todos los aspectos de la vida sufren de la idea de “mejores prácticas”, tan popular en las organizaciones empresariales. Nos falta un enfoque crítico con tono creativo para superar este confinamiento.

En la película documental, seguimos a Byung-Chul Han mientras pasea por las calles de Berlín. Habla de su pasión por las tiendas de antigüedades, que al parecer allí soportan el paso del tiempo. Al pasar por la tumba del filósofo Georg W. F. Hegel, comenta que para él ha sido su filósofo más influyente.

Con rapidez te das cuenta de que Byung-Chul Han no tiene prisa, aunque publique con la rapidez de Usain Bolt. Aun así, no parece motivado con la actuación como tal. Al contrario, él se detiene. Se sienta. Lee. Cierra sus ojos. ¡Para! Todo esto son formas de Resistencia hacia la positividad de hoy. Afortunadamente, él no es parte de lo que en algún lugar se llama “el terror de positividad.”

La filosofía es un tiempo intermedio, señala en La sociedad del cansancio. La filosofía puede ser entendida como el tiempo de “no-hacer”, “tiempo de paz”, como él lo llama, refiriéndose a Peter Handke. El concepto de “no-hacer” También se asemeja a los elementos de la atención plena en la que subraya que no necesitamos estar haciendo cosas constantemente. “No-hacer” permite que las cosas se desarrollen a su propio ritmo.

A mitad de la película, Byung-Chul Han vuela a Seúl donde nació en 1959. En esta parte del mundo, la relevancia de la tesis y el análisis del filósofo se hace aún más evidente. La gente está agotada. Duermen en el metro, en los autobuses, detrás de la caja registradora. Parece una tragicomedia. Los que no están durmiendo viven a través de la luz resplandeciente de los omnipresentes teléfonos móviles, ¿Funcionan los teléfonos móviles como los marcapasos?

La filosofía de Han, como la mayoría de las formas de meditación budista, trata de liberarnos de la ilusión convencional de tener un yo. Por otra parte, a diferencia de sus estudiantes universitarios alemanes de la Escuela de Frankfurt, Han no es normativo en su crítica, sino inmanente. Esto hace que su enfoque sea más creativo. La mayor parte de su crítica se realiza como práctica. Se trata de cambiar nuestra relación con el mundo, por ejemplo, dice que está bien no hacer nada.

Byung-Chul Han afirma en La agonía del Eros que muchos de nosotros nos hemos convertido en narcisistas, y me resulta difícil no estar de acuerdo con él. Como Narciso, más y más personas caen en el agua y se ahogan. O su vida se desvanece, mientras que la gente está buscando en Google su propio nombre. O saltan de un puente. Corea del Sur se encuentra en la parte superior de la lista de países con la tasa más alta de suicidio. En la película, Han pasa por un puente en Seúl, un sitio muy popular para los suicidios. Al parecer, nadie intenta comprender la depresión que lleva a muchos a cometer suicidio. Más bien, la tristeza se encubrió con citas de poemas junto con imágenes coloridas de deliciosos platos de fideos. Pero  ¿que vale más, un plato de fideos o tu vida?

El capitalismo neoliberal se ha vuelto loco. El capitalismo es como un tren sin frenos. Estamos agotados; tenemos que abrazar una sociedad cansada donde está bien no hacer nada por un tiempo. En lugar de amor y compasión, tenemos estrés, agotamiento y depresión.

Es el momento de tomar un descanso. Pausa. Cierra tus ojos. Respira.

***

For more on Byung-Chul Han (in English), please see my review of In the Swarm, or my review of Saving beauty.

In Danish: anmeldelse af Transparenssamfundet , I Sværmen & Træthedsamfundet